Club de Golf El Candado hoyos

La fama de El Candado en Málaga es la de un campo de golf para divertirse y aprender. De hecho, por sus nueve hoyos han pasado casi la totalidad de los profesionales de la Costa del Sol, desde Cañizares hasta Juan Quirós, pasando por José Luis Manga, Sebastián y Angel de Miguel o Miguel Angel Jiménez, que durante un año dio clases a sus socios.

En estos momentos, de esto se encargan Gonzalo García y Juan González. Para definir el campo usamos las palabras de Manolo Lucas, que fue profesional del club durante más de 40 años, “un campo con muchos obstáculos pero no difícil, en el que la mentalidad del jugador debe ser la de colocar la bola con precisión, más que hacer golpes largos”.


Hoyo 1 – “El Olivo”, 254metros, par 4. Un hoyo en cuesta y en embudo, cuya principal dificultad viene provocada por los dos olivos que cierran el camino al green. Como en casi todo el recorrido del campo, en este caso, el primer golpe debe buscar la colocación, en este caso, al pie de la cuesta, es decir, un primer golpe de unos 160 metros, para luego ir a green. . Si se posee una potencia muy grande con el driver se puede llegar a green en un sólo golpe

Hoyo 2 – “Al mar”, 379 metros, par 4. Hoyo en bajada, con lo que la bola rueda mucho. No tiene muchos obstáculos, es amplio en su primera parte aunque al final se estrecha. El primer golpe es ciego, ya que no se ve el green. Ese primer golpe debe ser de unos 200 metros, para dejar el segundo a vista de green. Este green es “en piano”, ya que tiene un escalón en su parte de atrás
Hoyo 3 – “El respiro”, 236 metros, par 4. Un par 4 muy corto. Es un hoyo en subida, con distintos escalones en su recorrido,. Importante la precisión para no salirse de la calle. La recomendación, hacer un primer golpe de unos 120 metros y afrontar un segundo golpe a green.
Hoyo 4 – “La pata de liebre”, 436 metros, par 5. Un hoyo dogleg de derecha a izquierda. El primer golpe debe ser recto, y un segundo golpe de unos 120 metros, un hierro 8 puede servir para poner la bola a vista de green. En el segundo golpe nos encontraremos el green que está elevado y es pequeño, lo que pone dificultad al hoyo, junto con los obstáculos que suponen los dos bunkers que rodean el green.
Hoyo 5 – “La venta”, 100 metros, par 3. Hoyo fácil, con el tee muy alto y el green muy bajo. Como en el resto del recorrido del campo se premia la precisión, ya que si no calculamos bien la fuerza tenemos dos zonas “out”.
Hoyo 6 – “El lobo”, 169 metros, par 3. Sin duda, el hoyo más exigente del recorrido. Par 3 ciego totalmente ascendente. Existen dos formas de afrontarlo. Hacer un primer golpe de unos 120 metros al centro de la calle y el segundo a green o llegar de un sólo golpe a green, pasando por encima del pequeño barranco que lo bordea por la izquierda y salvando un “bunker” que rodean el green. 
Hoyo 7 – “Buena vista”, 104 metros, par 3. Par 3 corto en el que estamos “obligados” a ir directamente a green, que es bastante plano. Los principales obstáculos, el lago a la derecha del green, “out”por la izquierda y un bunker por detras.
Hoyo 8 – “La mina”, 275 metros, par 4. Como en otros hoyos, premia la precisión. Los jugadores principiantes van a asegurar haciendo un primer golpe  medio y afrontando el green en el segundo. Esa es una buena manera de esquivar el bunker frontal que precede a la bandera si no confiamos en nuestro “driver”. 
Hoyo 9 – “Adiós Peláez”, 288 metros, par 4. Calle muy ancha y ondulada . Su amplitud engaña, ya que no es fácil mantener la bola en la calle y que no se te vaya al “rough”. La mejor táctica, hacer un primer golpe de unos 180 metros y un segundo golpe ciego, en el que siempre tendremos la bola más alta que los pies. Los obstáculos, dos bunkers que rodean un green con un  piano que divide a esta en dos plataformas.